Paz Con Dios [Folleto]

Paz Con Dios
English:
Peace With God
BTP#:
#8586
Cover:
A todo color
Pages:
4 pages
Price:
Quantity
Price Each
1-24
$0.10
25-49
$0.08
50-99
$0.07
100-499
$0.06
500-999
$0.05
1,000-4,999
$0.04
5,000+
$0.036
Quantity
Price Each
1-24
$0.10
25-49
$0.08
50-99
$0.07
100-499
$0.06
500-999
$0.05
1,000-4,999
$0.04
5,000+
$0.036
Quantity:

Other Formats

Full Color Gospel Tract: $6.00
Peace With God
BTP#:
#5614
Cover:
Full Color Gospel Tract
Pages:
4 pages
Price:
Quantity
Price Each
1-24
$0.10
25-49
$0.08
50-99
$0.07
100-499
$0.06
500-999
$0.05
1,000-4,999
$0.04
5,000+
$0.036

Full Text of Paz Con Dios

¿Se puede hallar una paz duradera en este mundo?

¿Existe alguna esperanza firme de ha­llar una paz permanente y estable? En Europa, desde 1919 se han firmado unos 200 tratados de paz, y casi todos han sido quebrantados. Los tratados de paz no garantizan paz. ¿Hay paz en el barrio donde Ud. vive? Tal vez Ud. no ob­serve en sus calles crímenes o drogas, pero¿hay paz en su hogar? El divorcio y abuso de los niños parecen ser problemas en to­das partes. ¡Considéralo, no hay paz!

¿Hay paz en el corazón?

Verdaderamente no hay paz en este mundo. ¿Pero, hay paz dentro de nosotros? ¿Hay paz en nuestros corazones? Tal vez delante de otros sonreímos, pero¿qué tal, cuando estamos solos? Dios dice en la Santa Biblia que muchos dirán: “Paz, paz; y no hay paz” (Jeremías 6:14). ¿Es así con Ud.? Fingiendo tener paz nunca sa­tisfacerá su anhelo de una paz real y duradera.

Dios no quiere que tengamos tal incertidum­bre. Él nos dice que “todos pecaron, y están destituídos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Cuando dice “todos” nos incluye a cada uno de nosotros. Nadie puede alcanzar la me­dida de Dios. Sin Dios no hay ninguna forma de obtener paz. Algunas personas procuran ha­cer su propia paz con Dios, pero realmente nada de lo que podemos realizar es suficiente. Dios nos dice: “Todos nosotros somos como su­ciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia” (Isaías 64:6). Los trapos sucios no tienen ningún valor ante la presencia de Dios.

La paz duradera

Entonces, ¿cómo hallaremos la paz? La forma que Dios establece para obtener la paz con Él es por medio del Señor Jesucristo. Todas las santas demandas de Dios para satisfacer Su perfecta justicia las hallamos en el Señor Jesús. El Señor Jesús vino al mundo y sufrió la cruz para morir y pagar la pena del pecado. Él no podía pecar, pero “lo hizo pecado por noso­tros” (2ª Corintios 5:21). El resultado de Su obra ha permitido alcanzar “la paz mediante la san­gre de Su cruz” (Colosenses 1:20).

El Señor Jesucristo ha hecho posible la paz para todos los que confían en Él. La Santa Biblia dice que Dios es muy limpio de “ojos para ver el mal” (Habacuc 1:13) y que todos hemos pe­cado. Para poder obtener la paz que el Señor Je­sús ha puesto a nuestra alcance, tenemos que ser limpiados de nuestros pecados. Dios dice: “La sangre de Jesucristo Su Hijo nos limpia de todo pecado” (1ª Juan 1:7). Necesitamos enton­ces apropiar mediante la fe, el valor y poder de la sangre de Cristo.

Dios dice: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31). Las buenas obras o asis­tir a los servicios de una iglesia nunca podrán lavar nuestros pecados. Recuerda que Dios ha dicho que para Él todas nuestras justicias son como trapos de inmundicia. Dios solo puede justificar al que cree y confía en el Señor Jesús para lavar sus pecados, y así gozar de la paz de Dios. Entonces podrás gozar de lo que la Santa Biblia dice: “Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5:1). Dios quiere llenarnos “de todo gozo y paz en el creer” (Romanos 15:13), una vez que hayamos puesto la fe en Él. Dios, que resucitó al Señor Jesús de entre los muertos, le invita a volver “ahora en amistad con Él, y tendrás paz” (Job 22:21).

Cristo Jesús dijo: “La paz os dejo, Mi paz os doy: Yo no os la doy como el mundo la da” (Juan 14:27).

 

Paz con Dios, busqué ganarla con febril solicitud;

Mas mis obras meritorias no me dieron la salud;

¡Oh, qué paz Jesús me da! paz que yo antes ignoré;

Todo nuevo se tornó, desde que Su paz yo hallé.